En publicidad no hay que recortar. Los madrileños “tranquilos”